Necesitamos ser más solidarios que nunca

Local
Typography

Nicolás Paletta, base de Hispano Americano, colabora hace años con distintas organizaciones solidarias. En este caso forma parte de una red que asiste a sectores vulnerables de la comunidad. En medio de la pandemia del Covid19 redoblan esfuerzos y ayudan a quienes más lo necesitan

Lejos de las canchas y de la naranja pero cerca (con los resguardos y cuidados del caso) de la gente, así es el nuevo paisaje del base Celeste “este es un proyecto que se da por intermedio de una conocida y la UNS (Universidad Nacional del Sur) en donde se instalaron changos solidarios en supermercados de Bahía Blanca para que la gente haga sus donaciones. Nos dividimos en tres grupos, uno busca los changos y los lleva a un centro de clasificación, otro se encarga de la limpieza, desinfección y armado de las cajas, y un tercer grupo en el que estoy yo que tengo movilidad, nos encargamos de llevarlos a distintos barrios que necesitan ser asistidos”

La emoción es difícil de ocultar en tiempos en donde la solidaridad se torna un valor fundamental “por suerte fui varias veces a llevar mercaderías, he tenido que bajar 20 o 25 cajas de mercadería, de eso se trata este proyecto, de poder llegar con alimentos y elementos de higiene a quienes más lo necesitan en estos días”

El coronavirus es el centro de las miradas de todo el mundo. Sin embargo el ser solidario va incorporado en el adn de Nico “la realidad es que donde hay una necesidad trato de sumarme y colaborar. No lo hago público porque no me va la idea de ayudar y publicarlo porque no lo hago con ese fin. Esta vez creo que es oportuno darlo a conocer porque necesitamos ser más solidarios que nunca. Me ha tocado apadrinar a chicos de barrios humildes y armarles mochilas cuando empiezan la escuela, hemos juntado juguetes para el día del niño, esta situación potenció todo y es muy movilizante”

Antes del cierre de la nota, entre anécdotas, de las alegrías y tristezas que conlleva ver una realidad que muchos ignoran, Nico enfatiza “estas cosas tendrían que ser algo cotidiano, algo normal de que la gente ayude a los que de verdad lo necesitan. Más allá de que este proyecto se da en medio de la situación que estamos viviendo, cuando todo termine, hay que seguir dándole la mano a quien más lo necesita”