fbpx
15
Lun, Jul

Más Leídas

El viernes, el ministro de Economía, Luis Caputo, y el presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Santiago Bausili, anunciaron una serie de medidas económicas que, lejos de calmar al mercado, provocaron una caída en las acciones y los bonos.

En una conferencia de prensa, Caputo y Bausili informaron que el Tesoro absorberá los pasivos remunerados del BCRA, específicamente los pases, que serán reemplazados por nuevas Letras de Regulación Monetaria (LRM). Estas serán emitidas por el Tesoro, pero la tasa de interés será determinada por el BCRA. Sin embargo, se aplazó el levantamiento del cepo cambiario, decisión que no fue bien recibida por los mercados.

La consultora 1816 señaló que el mercado está ansioso por entender el futuro de la política cambiaria, teniendo en cuenta factores como el tipo de cambio real (TCR), la estacionalidad del ingreso de divisas, el perfil de vencimientos de la deuda en dólares, la reciente performance del real brasileño y los precios de la soja. En este contexto, Caputo indicó que no habrá cambios inmediatos, manteniéndose la tasa del crawl en 2%, el blend 80-20 y sin devaluación a la vista.

El economista Gustavo Ber compartió un análisis similar, mencionando que los inversores reaccionaron con cautela y están a la espera de más detalles sobre la implementación del nuevo esquema monetario. Ber subrayó que, aunque se reconoce la importancia de avanzar en el saneamiento del balance del BCRA, esto requerirá un mayor esfuerzo fiscal.

Presiones a Corto Plazo
Bausili y Caputo enfrentan varias presiones inmediatas. Se espera que el BCRA pierda reservas por aproximadamente USD 3.000 millones durante el invierno, debido a la estacionalidad, la pérdida de competitividad y las presiones por el atraso cambiario. Además, la demanda de divisas ha aumentado en las últimas semanas, principalmente por las importaciones de energía. La baja de tasas también ha abaratado los préstamos, llevando a muchos productores agropecuarios a optar por tomar créditos en lugar de vender sus dólares.

Desde el exterior, los cuestionamientos al modelo económico argentino se han intensificado. El banco de inversión Barclays advirtió que Argentina enfrenta una "trampa cambiaria" con una apreciación del peso por encima de los niveles aconsejables. Por su parte, economistas del Bank of America alertaron que el tipo de cambio está "bajo presión".

La semana pasada, los fondos comunes de inversión compraron bonos ajustados por dólar por casi $ 100.000 millones, en un intento de protegerse ante una posible devaluación. Este movimiento sugiere que el mercado está perdiendo confianza en las declaraciones oficiales y busca alternativas para mitigar riesgos.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música