fbpx
21
Mié, Feb

Ciencia y Tecnología
Typography

En un avance revolucionario, investigadores de la Universidad de Texas A&M han logrado desarrollar una piel electrónica impresa en 3D (E-skin) capaz de replicar el sentido del tacto humano. Con más de 1000 terminaciones nerviosas, la piel humana sirve como la conexión sensorial primordial del cerebro con el entorno exterior, transmitiendo información vital a través del tacto, la temperatura y la presión.

Según el Dr. Akhilesh Gaharwar, profesor y director de investigación del Departamento de Ingeniería Biomédica, "la capacidad de replicar el sentido del tacto e integrarlo en varias tecnologías abre nuevas posibilidades para la interacción hombre-máquina y experiencias sensoriales avanzadas". La E-skin, desarrollada mediante el uso de hidrogeles de nanoingeniería, presenta capacidades de biodetección electrónica y térmica sintonizables, permitiendo su flexión, estiramiento y percepción similar a la piel humana.

Los beneficios potenciales de esta tecnología son vastos, abarcando desde dispositivos de salud portátiles que monitorean signos vitales hasta aplicaciones en robótica, prótesis, tecnología portátil, deportes y entretenimiento. "Puede revolucionar potencialmente las industrias y mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidades", señaló el Dr. Gaharwar.

La investigación, detallada en un estudio publicado recientemente, destaca los desafíos superados en la creación de la E-skin, desde la flexibilidad hasta la capacidad de detección bioeléctrica. La estrategia de 'triple retrconexión' introducida en el sistema basado en hidrogel fue clave para superar limitaciones anteriores en la bioelectrónica flexible.

Los hidrogeles de nanoingeniería utilizados durante la impresión 3D permitieron la construcción de estructuras electrónicas 2D y 3D, facilitando la replicación de la complejidad de la piel humana. Además, la incorporación de un "defecto atómico" en los nanoconjuntos de disulfuro de molibdeno y nanopartículas de polidopamina mejoraron la conductividad eléctrica y térmica, así como la adhesión a tejidos húmedos.

Este avance tecnológico no solo tiene el potencial de transformar la interacción entre humanos y máquinas, sino también de ofrecer mejoras significativas en el monitoreo de la salud y el desarrollo de dispositivos médicos portátiles. La E-skin, resultado del trabajo colaborativo de destacados científicos, abre una nueva era en la integración de tecnología avanzada con el cuerpo humano.

Fuente: Facultad de Ingeniería de la Universidad de Texas A&M

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música